Sunday, December 30, 2012

"¡ASOCIADOS CON DIOS PARA CRECER EN FORTALEZAS Y VIRTUDES ESPIRITUALES!"

-->

"¡ASOCIADOS CON DIOS PARA CRECER

EN FORTALEZAS Y VIRTUDES ESPIRITUALES!"

Por Juan Korszyk, M. Div. Consejero de Voz de la Familia

Introducción: “No quiero enfrentar el día con mis fuerzas sino con las tuyas y lo digo a Dios en mi oración diariamente.  En mi vida “la gracia es la respuesta divina a la súplica de la oración humana”.

Hoy nuestra reflexión va dirigida hacia la meta deseada, vivir de acuerdo a las virtudes espirituales. 

·  Se dice que la virtud tiene un sagrado significado. En cada uno de nosotros las virtudes son fuerzas espirituales.  Debido a mi grado académico en Divinidades hablo bastante  de las formas sobrenaturales, pero  voy a procurar darles  una explicación práctica para su vida personal, pero tomare en cuenta las diversas posturas religiosas.

Consideremos que  entre las varias interpretaciones de la relación entre Dios y el hombre,  casi todos concuerdan en que  el amor  es la virtud  suprema, viene del supremo creador  – el amor es de Dios – porque Dios es Amor. 

·   El amor del bueno es la más grande de las virtudes.  Es maravilloso sentirse divinamente amado, experimentar un poder  tan dinámico y sobrenatural.  Por eso es importante destacar  cómo afecta  el desarrollo de nuestra conducta y cómo determina  nuestra actitud hacia los demás, tal como el Dios vivo lo ordenó.

· Pensemos en las experiencias de las creencias espirituales genuinas:  Por ejemplo, la fe.  ¿Cuál es la fuerza de la fe?, porque a los que se mueven y desarrollan por fe les va mejor que a los demás. ¿Qué es lo que les pone a ellos un escalón más arriba? Y, por qué pueden elevarse por encima de la valla y sobresalir en la carrera para adelantarse hacia la meta final. Estos que son levantados a mejores condiciones de entereza personal en niveles de vida espiritual ¿Qué hacen para estar así? Y, ¿De dónde proviene la virtud de esa fe?   El asunto es que estamos hablando de una fe que no es la fe de una forma religiosa cumpliendo ritos para lograr conseguir fe. Esta fe más bien tiene la característica de “fuerza interna” que es de una vivencia personal que procede del Supremo Dios, quien la hace realidad al nutrir nuestro espíritu.

·   Veamos otra experiencia en las personas: La sabiduría, que también es una realidad interior. Tal cualidad generalmente muestra resultados en la  aplicación práctica de nuestras actitudes basadas en el carácter. Si la actitud tiene la calidad de la sabiduría, estabiliza nuestros criterios y las decisiones son más fructíferas. Esto  no es una falsa realidad porque es vivencial, no es imaginación. Prueba de ello, la credibilidad que identifica a un cristiano sabio y prudente entre sus allegados.

En base a ello, podemos seguir reconectando las virtudes de la vida con la verdadera fe que proviene del  Supremo Dios. La fe hace mover montañas, porque la confianza está puesta en lo que Dios nos promete. Y no dudar, es lo único que se nos pide.  Sí al asociarnos con Dios crecemos, entonces la exigencia de avanzar será posible, como la de  “…añadir, a la virtud conocimiento, dominio propio, paciencia y afecto fraternal”. Como resultado, afirma el apóstol Pedro  “… teniendo todo esto no caeréis jamás” (2 Pedro 1:5-10)

Para lograrlo, tenemos que hacer algo que asegure la continuidad del progreso,  donde cada uno encuentre el ritmo que le es propio. Al auto analizarse usted establece un cuadro de  su propia realidad. Cualquiera sea el resultado, le ayudara considerar las virtudes como los diez dedos de su mano, pero que harán diferencia en su vida. Y si se identifica con ellas no las olvidara jamás: 

·    Amor, fe, esperanza, gozo, paz, sabiduría, justicia, misericordia, bondad y el perdón.  

·   La Biblia refuerza esa gran posibilidad de vivir con las virtudes. Como  la gracia, que en vez de la obligación de cumplir reglas religiosas o legalistas expresa: “…nos hizo ministros de un Nuevo Pacto, no de la letra, (lo escrito) sino del espíritu; porque la letra mata, más el espíritu vivifica” (2 Cor 3:6)   “…Cristo Jesús vivificará vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros” (Rom 8:11b)

No son secretos esotéricos como la moda de ciertas corrientes de inspiración espiritual, sino aplicaciones prácticas enfocadas en el aquí y ahora. Al llenarse nuestro ser con tales virtudes que provienen del Supremo Dios, todos están bajo su soberanía, donde el primer amor es El y también las virtudes que nos son provistas. Así se puede vivir mejor, pues el poder dinámico está a nuestra disposición.

·   Otro aspecto, el gozo es una virtud Cristiana.  Es parte de las fuerzas espirituales que vivifican y transforman a hombres y mujeres  en gente genuina, productiva y de significante existencia “para pregonar las excelencias del que nos llamó de las tinieblas a su luz admirable”  (1 Pedro 2:9)

Desde el punto de vista terrenal, la actitud de alejarse del carácter con virtudes hace equivocar el camino. Uno de esos casos es evitar  la justicia. Sin saberlo muchos optan por el lado opuesto a lo que tiene sustancia y valor.

Jesucristo dijo  al criticar a religiosos legalistas “… y dejáis lo más importante de la ley: La justicia, la misericordia y la fe” (S. Mateo 23:23b)

Hay que buscar maneras de relacionar las virtudes con el mandato de Jesús. Cuando él cuenta del rey que delegó responsabilidades de administrar recursos (habilidades y virtudes personales), entrego valores de hasta  5, 3 y 1. El que recibió cinco talentos, negoció, ganó y operó con virtudes llenas de bendiciones. Por tanto, es imperativo tener apertura de nuestra mente, darle cabida  o recibir la fuerza espiritual para ser virtuosos y ser vigorosos. “…hombres de vigor fueron hallados. Entre ellos hombres fuertes y vigorosos en Jazer de Galaad” (1 Crónicas 26:30-32) También, el rey David  iba adelantando y creciendo en su gestión y el Dios del ejército angelical estaba con él” – y avanzaba como ejército de Dios, acompañado de “varones ilustres” (gente de renombre) en las casas de sus padres – eran 200 hijos de Isacar: “… entendidos en los tiempos y las responsabilidades de Israel” “…todos con el leal corazón para hacer a David rey de Israel”(1 Crónicas 12:32-38)

Un ser humano obediente al Supremo Dios obra con sencillez y pureza, porque siente dentro de sí las virtudes que Dios nos ha regalado. Así fue dicho de Ruth que obro honestamente para lograr que ella y su suegra fuesen dignas de redención de sus tierras. El varón que lo hizo se expreso de ella acerca de su prestigio y carácter “...todos saben que eres una mujer virtuosa” (Rut 3:11) 

Conclusión: Sin temor a equivocarnos, afirmamos que esa clase de mujer podía ejercer el perdón con misericordia.  La misma actitud de personas con entendimiento asegurado,  alineados con la Palabra de Dios. Esta clase de ciudadanos pueden seguir recibiendo, usando y cultivando las virtudes que nos transforman en personas productivas porque se desenvuelven de acuerdo con sus creencias y que son coherentes con sus virtudes cristianas.
Voice of the Family Ministries, Inc.
16537 Bellflower Blvd. Suite C
 Bellflower, CA 90706
 (562) 461-7727       E-mail voice4you@int7.com
www.vozdelafamilia.com

No comments:

Post a Comment